Jimmy Bryant

Life Coaching & New Views on Business

bookmark bookmark

“Unirse es el principio, mantenerse unidos es un progreso y trabajar juntos un éxito.” – H. Ford.

Este artículo publicado en el  Training Journal,  Enero de 2001, refleja con claridad nuestra filosofía de las relaciones en el trabajo:

¿Cual es la definición de una relación de trabajo fluida y eficaz?:

Las personas relacionadas laboralmente escuchan y entienden las posturas y sentimientos  de las otras partes. La forma más sencilla de entender lo que es realmente importante para otra persona  o grupo es preguntar y luego escuchar activamente la respuesta.

Todos sabemos cuando alguien tiene un genuino interés por nosotros. La otra persona está atenta, no interrumpe , no se mueve de forma nerviosa y no habla de si mismo. Esto nos da tiempo para pensar y sentirnos aceptados en vez de juzgados. La escucha lleva a la comprensión y esta a saber que hacer para aproximarte a la postura de otra persona y cooperar mejor.

En las relaciones eficaces las partes expresan sus posiciones y sentimientos. En ocasiones esperamos que la gente, especialmente aquellos más próximos a nosotros en casa o el trabajo, sean capaces de adivinar y cumplir expectativas que ni siquiera hemos expresado.  Esto no es realista además de que las personas son complejas y reaccionan a los acontecimientos de diversas formas incluso incomprensibles. Necesitamos  decir lo que queremos y expresar nuestros sentimientos.

El respeto hacia nosotros mismos y los demás es  el cimiento de una buena relación y lo mostramos escuchando a la otra persona e intentando entender su punto de vista. Formarse juicios de valor rápidos basados en prejuicios es lo opuesto al respeto. Mostramos respeto cuando a pesar de no estar de acuerdo o no compartir un comportamiento aceptamos que la persona hace lo mejor que puede en sus circunstancias y con su bagaje e historial.  Si te sientes cómodo contigo mismo es fácil ver lo bueno en los demás y respetarlos.

Otra forma de edificar sólidas relaciones es hacer frente a las diferencias directamente sin rodeos. Las diferencias entre personas son interesantes. En una conversación donde cada persona escucha abiertamente a los demás se puede encontrar una nueva verdad que integra dos puntos de vista opuestos. Esto es más satisfactorio que las alternativas:  discutir, pelear, refunfuñar, pensar mal, escapar etc.  Aprender a amar lo diferente  lleva tiempo pero es un reto  satisfactorio.

Colaborar hacia soluciones donde ambas partes ganan es la meta deseada y casi siempre posibles, sentando bases para aumentar la cooperación futura y las relaciones más estrechas.

¿Que puede ayudarnos?

Algunos consejos fruto de la experiencia en formación.

1. Al menos una de las dos partes ha de tomar la firme decisión de que la relación mutua es importante.

Invirtiendo tiempo y energía en entender las necesidades  y puntos de vista y en acometer cualquier obstáculo que se interponga.  Incluso si fracaso se que lo he intentado con la mejor intención y eso ya merece la pena.

2. Aprende a escuchar sin prejuicios y de forma activa.

La escucha activa y sin juicios te ayudará a entender a los demás. Cuando alguien escucha el sentido del propio valor de ambas partes aumenta, mientras que juzgar a otro crea distancia y posturas defensivas e incluso agresivas.

3. Ten encuentros relajados e informales para que las personas se sientan cómodas abordando las cuestiones importantes para ellos.

La mayor parte de la gente se siente más relajada en entornos informales de cara a lograr desarrollar una sólida relación.

4. Desarrolla una cultura donde la gente pueda expresar como se siente.

Construimos relaciones compartiendo pensamientos y sentimientos, cuando expresamos alegría, felicidad, contento, enfado, irritación o miedo no sentimos más vulnerables, pero también podemos sentirnos más conectados.  Las emociones no manifestadas se pueden interponer en este proceso si una persona no sabe que otra está enfadada por algo que ha hecho si no se lo ha comunicado lo que resultará en una atmósfera fría o tensa que aquellas organizaciones que animen una cultura de comunicación franca y responsable pueden evitar.

¿Que se interpone en el camino?

* Antecedentes de desconfianza y de juicios equivocados.

* Culpar al otro de lo negativo que  ocurre entre ambos.

* Enfocarse en la tarea olvidando las emociones y necesidades de otros.

*  Objetivos, roles y expectativas  inciertas.