Jimmy Bryant

Life Coaching & New Views on Business

bookmark bookmark

“Tu eres lo que nunca había sabido que habí­a querido siempre…”
– de la película: «Solo los tontos se enamoran» (1997).

Amar es conectar profundamente

Abrir el corazón con honestidad que requiere conocerse bién  y aceptarse a uno mismo primero y compartir el dolor, la alegría, el éxito y el fracaso. Amar es ser franco y saber que la otra persona siente lo mismo dejando de lado las inhibiciones y contando con la aceptación sin juicios del ser amado.

Amar es tocar

La sensualidad sin complejos y la química de la piel mantiene la llama de la atracción viva, mantiene la pasión  a cualquier edad…

Amar es hablar

Decir, contar y argumentar, preguntar e interesarse sinceramente por los asuntos del otro son formas de mantener la llama del amor, cuando no hay de que hablar o solo se discute o habla de nimiedades, las cosas van cuesta abajo en la relación.

Amar es compartir

Tiempo de calidad compartido mantiene  la magia, el descubrimiento constante de nuevos matices maravillosos del otro y como no, el aburrimiento alejado y alimenta la relación, ya que las agendas apretadas de hoy en día y los desplazamientos al  trabajo nos dejan exhaustos y fácil presa del aburrimiento y la inercia.

Amar es confiar

Amar es ser sincero y hacerlo  incondicionalmente es entregarnos completamente a otro ser humano siendo consciente de que esa persona es lo mejor que te ha ocurrido y que deseas cultivar la relación y cuidar de esa persona apoyándola en su desarrollo personal y profesional hasta el final.

Amar es ser amigos

La amistad implica confianza, dedicación, interés mutuo y afan de crecer y mejorar juntos, el respeto por el otro y la admiración y aceptación de las diferencias.

Amar es mirar juntos en la misma dirección

Compartir valores, tener una visión común de lo que es relevante en la vida y caminar juntos, no uno detrás del otro si no cogidos de la mano, en la misma dirección nos ayudará a ser felices en pareja.