Jimmy Bryant

Life Coaching & New Views on Business

bookmark bookmark

“Se asertivo, se objetivo y un activo para el colectivo.” – J. Bryant.

Mi familia dejó su casa en Henley-On-Thames, Oxfordshire, Inglaterra en 1.906, se marchó a vivir a la Argentina y nunca regresó.

Mi abuelo inglés  recibió el encargo del Gobierno Británico de comprar caballos  para el ejército en La Pampa. Debido a las diferencias de opinión en Europa a partir de 1.914 muchos de ellos  murieron tristemente en los campos de batalla.

En ese mismo año mi padre nació  en una casa colonial al norte de la incipiente Buenos Aires.  Ir a vivir a la Argentina fue una inteligente decisión ya que era un país fascinante y mi padre cumpliría 25 años cuando las diferencias de opinión volvieron al final de la década de los 30, lo cual hubiera supuesto su irremediable incorporación a filas en caso de haber permanecido en el viejo continente. En vez de tomar un rifle y asesinar a otros seres humanos como estaba de moda en la época, mi padre uso su máquina de escribir para opinar en el diario inglés de Buenos Aires «The Buenos Aires Herald» sobre el viejo método de solucionar conflictos en Europa.

Tras la pausa en el conflicto en 1.945 muchos aviones de guerra fueron convertidos para el transporte de pasajeros, y buscando un poco de aventura mi padre se hizo tripulante de cabina y voló por todo el mundo, conociendo a mi bella y «avant-garde» madre en Madrid a comienzo de los 60.

Se amaban  tanto y llevaban tan bien que nací mientras  los Beatles  sonaban sin parar en todos los tocadiscos. Mi madre, muy a su pesar,  no pudo tener más hijos.

Cuando tenia 8 años a mi madre le fueron extraídos dos tumores del cerebro, quedando semi-paralizada del lado derecho del cuerpo. Mi padre cuidó con esmero de ella y decidió retirarse un año antes de lo que le correspondía para por fin disfrutar después de una larga e intensa vida laboral, pero un devastador cáncer le mató al año de retirarse cuando yo tenia 14 años. Este contacto temprano con la enfermedad y la muerte tuvo un impacto en mí del que no fui consciente hasta décadas más tarde.

Madrid vivió una explosión de libertad, arte, música pop y auto-destrucción juvenil que dio en llamarse «la Movida Madrileña». Leíamos literatura, soñábamos despiertos sobre un mundo mejor, practicamos montañismo, estudiamos en la Universidad, trabajamos a tiempo parcial y experimentamos un montón.

Fui un joven emprendedor, montando mi primer negocio gracias al rey de España. Tenía 19 años cuando ojeaba una revista de cotilleo social mientras me cortaban el pelo cuando vi una foto del rey en pantalón corto con un cinturón de cuero blanco que yo reconocí de mis viajes a la Argentina. Sin pensarlo dos veces corrí al banco, saqué mis ahorros y volé hasta la frontera con Bolivia a comprar cinturones, volví y con la foto del rey vendí miles y pagué mis estudios y viajes.

En aquella época pensaba que necesitabas nacer artista para vivir del arte así que decidí estudiar Economía y Empresariales para ganar dinero y así llegar algún día, con las circunstancias adecuadas, a ser feliz. En 1.988 salí ileso de un terrible accidente de coche donde mi mejor amigo  quedó paralítico en una silla de ruedas y otro perdió la vida.

Viajé a India por primera vez en 1.990 donde viví algunas experiencias que no comprendí ya que ignoraba que era la Consciencia y sabia muy poco y la mayoría erróneo, sobre mi mismo. En el vuelo de vuelta de Delhi a Londres, un motor del Boeing 747 de Air India se incendió cuando aceleraba para despegar y logró detenerse antes de salirse de la pista, siendo evacuados por los toboganes de emergencia.  Habiendo estado mi infancia muy relacionada con los aviones tuve claro que había salvado el pellejo por los pelos.

Trabajé para la División de Consultoría de Marketing de la multinacional Price Waterhouse en  Londres y Madrid como investigador de mercados y  y me incorporé a Coopers &  Lybrand como consultor senior en su Departamento de Desarrollo de Recursos humanos y Formación de Directivos, participando en proyectos para bancos, fabricantes de automóviles, hospitales entre otros, pensando que el dinero me daría felicidad…

Después de un fin de semana navegando con amigos llegué a casa  para descubrir que mi madre, cuya salud se había deteriorado notablemente y llevaba meses viviendo en un centro especial, acababa de morir súbitamente de un paro cardíaco.  De repente estaba solo con 25 años de edad, confundido, frustrado y todavía pensando que algún día, bajo las circunstancias adecuadas, llegaría a ser feliz.

Unos meses más tarde cuando tuve mis vacaciones de verano, exhausto hice un corto viaje a las montañas del Norte de Marruecos. Invitado por una familia muy pobre a cenar en su casa entré en una pequeña sala donde alrededor de una sencilla  mesa estaban sentados  relajadamente los abuelos, padres y niños, sonriendo y hablando entre ellos con tanto respeto y cariño que rompí a llorar frente a ellos como nunca había hecho, preocupandoles que no me hubiera gustado la comida…

Esa noche no pude dormir así que después de dar muchas vueltas dejé mi habitación y caminé bajo una enorme luna hasta las últimas casas del pueblo y salí hacia las montañas…..  caminé durante horas y cuando el sol comenzó a despuntar estaba a mucha altitud con una vista infinita sobre un hermoso valle y de repente…! comprendí¡ . Aunque había leído a Herman Hesse, Carlos Castaneda, Lobsang Rampa o Rabindranath Tagore no sabía lo que era experimentar una epifanía.  Comprendí que no estaba vivo para ganar dinero sino para poner mi energía y pasión en otra cosa, pero ¿en que?..no tenía idea….en ese mismo instante decidí que iba a dejar mi carrera profesional pasados unos meses de  preparación e investigarlo, empezando con una nueva visión a los 25.


- Desde entonces he hecho  algunas cosas interesantes:

– Vivir un año en Marruecos.

-Dirigir un departamento de la ONG Ayuda en Acción en Madrid.

-Supervisar proyectos de cooperación para el desarrollo en los Andes y en la jungla de  Ecuador.

-Administrar la Misión Médico-Humanitaria de Emergencia de la ONG Médicos del Mundo España en el campo de refugiados de Goma, Congo durante el genocidio de Rwanda en 1994.

– Viajar durante un año por tierra en  la ruta de la seda desde Madrid a China y el sudeste Asiático.

-Estudiar Dharma budista tibetano y conocer al Dalai Lama en persona en el monasterio Namgyal, H.P., India, capital del Tibet en el exílio.

-Vivir en China y estudiar Chi-Kung y Tai-Chi-Chuan en Dali, Provincia de Yunnan,  China Meridional.

-Vivir en India y tomar clases  de pensamiento Oriental en Shantiniketán fundado por R. Tagore a principios del S. XX.

-Participated in mountain expeditions in Pyrinees, Karakorum, Hailoglou, Andes.

– Participar en expediciones de montaña en los Pirineos, Karakorum, Hailoglou, Andes.

-Viajar 3500 km. en bicicleta desde España a Holanda y vuelta en cuatro meses.

– Aprender Cultivo Orgánico y Eco-Construcción en Holanda.

– Descubrir que 50 palabras pueden abrir una puerta en cualquier idioma y 5.000 no son bastantes para zanjar una discusión.

-Convertirme en padre de dos niñas maravillosas.

-Obtener la titulación de Guia de Senderismo y Auxiliar de Turismo Ecuestre.

-Diseñar y Construir mi propia casa y luego otras con criterios de Eficiencia Energética.

-Cuidar mi propia granja de cabras, ovejas, gallinas y burra, cultivando y cosechando ecologicamente.

-Levantar y atender un proyecto de cabañas ecológicas cerca de Trafalgar, Cádiz, España.

– Estudiar Antropología, Etología, Filosofía Oriental, Web 2.0, PNL, Técnica de Liberación Emocional, Ley de Atracción, Cuarto Camino.

-Recibir Formación Intensiva con el Coach Personal y Maestro  Tony Wiseman en Inglaterra, Gales y Turkía.

-Sobreponer el miedo y conectar con el poder interior en circunstancias inverosímiles como accidentes de coche y de avión.

-Tocar percusión en directo ante miles de personas con un grupo francés de música antigua.

-Impartir formación para individuos y organizaciones en varios paises.

-Facilitar cientos de horas de Coaching Personal tanto on-line como cara a cara.